28 feb. 2011

Romper la barrera

Cuando llega a un sitio nuevo para ella y no conoce a nadie, se rodea de timidez y silencio, se protege con un muro que, de primeras, es difícil derribar hasta para ella, pero que con el tiempo se vuelve frágil y cuando menos se lo espera ya está roto y vuelve a ser vulnerable, cuando menos se da cuenta ya la han vuelto a conocer.

Ese muro puede ser la distancia, la confianza, como un margen que ponemos, un límite al conocer a la otra persona.
Pero a medida que pasa el tiempo esa distancia disminuye y no lo puedes parar salvo que cortes la relación, ya sea en el instante o distanciándote poco a poco.

Muchas veces optamos por la segunda, por distanciarnos poco a poco. Las típicas escusas para evitar quedar, que si estás hasta arriba de exámenes, que tienes que ver a la familia, que si estás cansada o te encuentras mal, etc.
Nos suele parecer la salida más sencilla porque no tenemos que decir la verdad y enfrentarnos cara a cara con el problema, preferimos esperar a que el tiempo lo arregle y las cosas pasen, pero al final el tiempo lo que hace es empeorarlas y que sea más difícil dar ese paso que queríamos evitar desde un principio.

Luego están los motivos por los que uno se aleja. Puede ser porque te has dado cuenta de que has llegado a un punto en el que os conocéis mucho, quizá demasiado, y que eso de algún modo te intimida porque tienes miedo de sentirte vulnerable por la otra persona, ya que ésta te conoce y sabe cómo hacerte daño.
Pero de ahí está que antes de que la barrera se caiga por completo, estemos seguros de que esa persona no nos hará daño (al menos intencionadamente) y que no usará esa confianza para herirte.



Nada más que contar por hoy, me ha dado por pensar y éste es el resultado...
Saludos! =)

No hay comentarios: