21 jul. 2011

Cambios

Supongo que todos alguna vez hemos experimentado un cambio, y no me refiero a un cambio de casa, de escuela, de trabajo, de amigos...
No. Me refiero a un cambio personal, nuestro, de nuestra forma de ser y/o de ver las cosas.

Siempre llega el momento en el que decidimos pararnos y analizar lo que hay a nuestro alrededor y analizarnos a nosotros mismos.
Ese momento en el que nos damos cuenta de por qué hemos sufrido en ciertas ocasiones y nos hemos arrepentido de lo que hemos hecho o no hecho.
Y entonces a raíz de eso, de darnos cuenta de aquellos fallos, decidimos cambiar.
Cambiar de actitud, cambiar la forma de ver las cosas, la forma de escuchar lo que dicen las personas que más nos influyen.

Desde ese momento trazamos una jugada, una estrategia o plan. Analizamos qué tenemos pensado hacer en ocasiones determinadas y qué no vamos a hacer.

Desde ese momento cambias.




La cosa es cuánto durará ese cambio y si de verdad va a ser eficaz. Si se trata de un buen cambio o no. Pero eso ya no depende sólo de ti. De hecho, muchas veces son los demás los que juzgan si ese cambio ha sido bueno o malo.
De todos modos, por lo general los cambios nunca han gustado porque hay que hacerse a ello.


Saludos!

No hay comentarios: