22 ago. 2011

Tomar distancia

Muchas veces necesitamos tomar distancia de las cosas y de las personas.
Cuando llegamos a un momento sin retorno, donde todo es un caos y ya no podemos más, cuando salimos muy dañados de una situación o de un cúmulo de ellas.
Entonces la mejor solución es cortar por lo sano, pero no tiene por qué ser un adiós para siempre.


Un año o dos creo que son suficientes para olvidar los rencores del pasado y superar todo ese dolor. Suficientes para tener ganas de volver a ver a esa persona que fue tan importante para ti en su momento, suficientes para preguntarte si estará bien, desearle lo mejor y ¿por qué no? esperar que ese sentimiento sea recíproco.

Y aunque todo al final se haya quedado en una "relacción cordial", piensas que las cosas así está bien, que al final fue lo que se decidió, que cada persona siguiese su camino, caminos separados. Y es mejor que cuando eso pasa al menos haya algo, aunque sea mínimo. Después de todo, esa persona dejó una huella en ti y pasasteis grandes momentos.


No se si ya habré hablado de este tema en entradas anteriores, si es así no me acuerdo y lo siento, no voy a ponerme a mirar las entradas una a una, porque además me apetecía escribir esto y dejarlo aquí.

Saludos! =)

No hay comentarios: